martes, 5 de febrero de 2008

Domingo a la tarde.

Es domingo por la tarde. Acabo de terminar de comer y me dispongo a echar la siesta. Cuando miro la hora en el móvil, veo que me ha llegado un mensaje. Tiemblo. Lo leo. Una amiga me dice que me comprende (a saber qué le diría ayer...) y que tiene un plan para que no parezca domingo: A las cuatro menos cinco en la plaza de España, "y tienes que ir vestido de oscuro" dice.

Mis planes consistían en dormir una hora y luego ver el partido, que lo ponen en abierto, cosa milagrosa. Pero no puedo resistirme a lo de "vestido de oscuro". Demasiada intriga como para fingir que no lo leí a tiempo o para decir que no.

Camino escuchando "The man comes around", de Johnny Cash. Voy preparado para unirme a cualquier secta extraña, quiero ser un iniciado. En lo que sea.

Total: termino en el bar El sol, haciendo de figurante para las fotos del interior del próximo disco de Insulina Morgan. (Jorge- el batería- es amigo de mi amiga y mío también desde que lo conocí en un cumpleaños de disfraces. Él estaba muy guapa con su traje de faralaes, y yo lo intentaba estar, vestido de Marlon Brando en Salvaje).

Moraleja:
- Habrá que comprar el disco.
- Hay que ver qué bien consiguen intrigarnos y movernos a la acción las mujeres. Benditas sean todas en el nombre de Raël.

2 comentarios:

Área de Aragón dijo...

Fan número 1 comentando:
EN provincias reside el talento
en Madrid reside el talante
palante!

EL INSPIRADO dijo...

Voy de negro -decía- Loquillo cuando el Pekula se acercó para decirle: ¿Te importa que te de la mano?

Bonito sueño y bien aprovechada siesta.

Pasado mañana te llegará un mensaje para citarte a las cuatro y diez. Y contarte que el más pequeño acaba de nacer... En fin.

Eso no las redime.

Es difícil encontrarte. Te seguiré, esta vez con policía.