lunes, 9 de junio de 2008

Chiste malo.

Estaba echándome la siesta un poco, y se me ha ocurrido un chiste malísimo que quiero compartir con el mundo:

Están dos pastillas en el estómago de un policía y le pregunta una a la otra:
- ¿Oye, y tú por qué entraste en el cuerpo?


Perdón.

3 comentarios:

agustin martin dijo...

no está mal,, tiene su filosofía.. como todo tu blog.

pensaba en algo más.. pero ya se me ocurrirá....

saludos del pues.

agustin .

supersalvajuan dijo...

Y si era poli local, ya sabes lo que le estaría diciendo a sus primas las neuronas: la máxima aspiración del tonto del pueblo es ser policía local.

anonimo dijo...

tendrian que ser pastillas policias. a ver si me esnifas mas pegamento antes de echarte la siessta...